Conecta con tu feminidad

Para el día de la mujer quería proponer algo fuera del consumismo. Pensando, me di cuenta que para mi lo mas importante es la lucha activa, en este día y en el resto del año, pero para que esto ocurra primero tiene que haber un “despertar” y entender cual es nuestro lugar y porqué hay que luchar por él.

Para todo esto hay muchas maneras de comenzar el camino como asistir a charlas, cursos de empoderamiento, leyendo libros, escuchando musica feminista, realizando retiros especializados, ….

Pero también podemos empezar por cositas mas simples y a la mano de todas, pequeños rituales que nos acercan a nuestra feminidad para así entenderla, integrarla, disfrutarla y ……defenderla como buenas guerreras 😉 ¡¡Vamos a llenarnos de buena vibra!!

La energía femenina
La energía femenina no esta identificada con el género, todos disponemos de energía masculina y femenina independientemente de nuestro sexo. Para disfrutar de todo nuestro potencial hay que cultivar el equilibrio entre ambas. Pero este post va enfocado a liberar nuestra energía femenina, puesto que en occidente se le ha dado mas importancia a la masculina hasta tal punto que las mujeres hemos perdido este balance.
Ésta energía se representa en el lado izquierdo del cuerpo y hemisferio derecho del cerebro, es la creatividad pura e intuición. Representa la vida y todo lo que contiene, es la fertilidad, la creación y la gestación, no solo de hij@s, también de ideas y proyectos. Es la fuerza, la compasión, la sanación, el amor y la alegría,……
Hay que tener en cuenta que estos conceptos son desde el punto de vista oriental, que muchas veces es distinto al occidental.

– Date amor propio, él te ofrece empoderamiento.

Albergamos un gran poder del que a veces nos alejamos por las situaciones que vivimos, nos olvidamos que es parte de nuestra esencia.
Dedícate un rato a profundizar en tí, ¿te sientes realizada con tu trabajo (sea externo o en casa)? ¿sientes que eres libre de expresar necesidades o emociones? ¿sientes que siempre vas a tope o te permites descansos? ¿te sientes valorada? ¿te sientes feliz, satisfecha? ¿te aceptas? ¿te sientes equilibrada? ¿sientes que tus relaciones son igualitarias?

Según qué te contestes y qué sientas ante preguntas de este tipo sabrás si estas siguiendo tu camino de forma armoniosa y cultivando tu energía, o por el contrario, te estas dejando llevar por la corriente de la “vida” y olvidando a tu diosa interna.

Si sientes que algo no anda bien, ¡hoy es el dia perfecto para empezar a cambiarlo! Valórate para que los demás te valoren, crea tu espacio y hazlo sagrado.

– Crea tu afirmación

Esta demostrado científicamente que las afirmaciones diarias funcionan. Crea una afirmación positiva y repítela todos los días durante al menos un mes. Hazlo cuando te levantes, en tus meditaciones, en los momentos de estrés y en los que sientas que pierdes tu camino. Un ejemplo de afirmación puede ser: “Soy fuerte, diosa de la abundancia y digna del amor. Venero el poder que hay en mi y a la vida”

Crea tu afirmación consciente según con lo que necesites conectar.

– Conecta con el agua

El agua nos ayuda a conectar con nuestra parte emocional y nos limpia, por fuera y por dentro.

Lo ideal es darse un baño en una fuente de agua natural (río, mar, lago,…..con la lluvia) por que contiene las propiedades energéticas completas.

Pero si no puedes, prepara una baño o una ducha relajante con el pack completo de velas, musica relajante, algún aceite esencial natural, … Deja que el agua limpie tu energía y tus emociones, que te recargue, deja que te arrope, que te apacigüe, … sumérgete.

– Baila

Busca esas canciones que te hacen libre, ponlas altas y ¡baila como si no hubiera un mañana! Cierra los ojos y conecta con tu cuerpo, deja que se exprese si importar como se mueva, hazlo desde éste y no usando la mente, da igual si vas al ritmo o no o si tus movimientos son raros. Se creativa, libre y salvaje. Libérate de todo, deja que salga a través de tus movimientos y déjate inundar por la energía y la alegría. Gústate. Déjate llevar por el flow ¡Desmelénate!

– Canta

Aunque cantes tan mal que rompas cristales y los perros aullen, ¡canta!
A veces cantando salen esas cosas que no te atreves a decir, que nisiquiera sabías que necesitabas decir o que no identificabas dentro de ti. Pero cuidado, la música es muy poderosa, así que elige bien tus canciones para que te ayuden a sentirte mejor y no al contrario 😉

– Crea

¿Te gusta escribir, pintar o hacer manualidades pero nunca tienes tiempo? Para un momento y hazlo. ¿No sabes por donde empezar? No importa, empieza, da igual si tiene sentido o no lo que intentas expresar, te darás cuenta que al final sale lo que necesitas soltar o compartir, lo sepas o no en un principio. A veces para conectar con una misma y con la creatividad solo es necesario poner el lapiz sobre el papel y dejar que la mano se mueva.

– Acude a la Naturaleza

La Naturaleza es energía femenina por definición. Somos parte de la Naturaleza y la Naturaleza está en nosotras, toda su fuerza, toda su vida, toda su belleza, ….. todo está en nosotras. Visita ese sitio que tanto de gusta, pasea, observa las vistas, bañate en sus aguas, toma el sol o siente la fuerza de la tormenta, siente la tierra en tus pies, escucha, huele…. Sintoniza con la Naturaleza y deja que te nutra. Ve sin prisa, disfruta, y céntrate en el ahora, no tienes nada mas importante ni urgente que hacer que disfrutar.

– Medita

Busca un lugar tranquilo. Ponte cómoda, cierra los ojos, haz respiraciones conscientes hasta que te sientas relajada. Visualiza como si respirarses desde tu útero, lleva y trae el aire desde ahí, como si tus pulmones estuviesen en el bajo vientre. Imagina una flor hecha de agua y de color naranja que poco a poco se va abriendo e iluminando cada vez que le llevas oxígeno. Nútrela, trátala con cariño y deja que poco a poco brille iluminandote. Deja que la energía fluya.

En esta meditación puedes usar el mudra Yoni.

– Practica la compasión

En el contexto occidental significa:
Sentimiento de pena o tristeza experimentado ante la desgracia ajena.
Pero en el contexto oriental es el ser capaz de sentir el sufrimiento de otra persona, o incluso el tuyo mismo, y al sentirlo desear hacer algo para aliviar ese sufrimiento. Significa que aun viendo las cosas negativas, apostamos por un sentimiento y una solución positiva. ¿Difícil eh? Empieza por ti misma, perdónate, no seas tan crítica contigo misma, cultiva la empatía y céntrate en lo positivo.

Espero que os guste y comparte tu experiencia, ¿te ha gustado lo que has practicado?, ¿te ha ayudado?, ¿tienes alguna idea que aportar?

Namasté Diosas!

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Me ha encantado. Es cierto, estamos pendientes de todos y de todo pero nos olvidamos de nosotras mismas. Me parece una propuesta maravillosa para aprender a atendernos y mimarnos desde nuestro centro, aprender a ser conscientes de nosotras mismas y amarnos. Gracias por la hoja de ruta, Zaida.

    Me gusta

    1. Zaida dice:

      De nada. Me alegra mucho que te resulte útil 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s